Correo 99 publicado el 31 Agosto 2019

MÁS DE 100 MILLONES DE FIELES CATÓLICOS EN EL MUNDO DESEAN VIVIR SU FE CATÓLICA AL RITMO DE LA LITURGIA TRADICIONAL

Después de haber constatado que la Misa Tradicional se celebra en más de 80 países y demostrado que más de 4500 sacerdotes católicos celebran la misa según el usus antiquor, en este correo abordamos la cuestión de la cantidad de fieles que, en el mundo, aprecian la liturgia tradicional de la Iglesia. Hemos pedido a Christian Marquant que nos presentara los resultados de la encuesta que expuso en las jornadas Summorum Pontificum de Roma, el 26 de octubre de 2018.


Paix Liturgique – En esta tercera parte de nuestro balance, vamos a tratar la cuestión de los fieles vinculados a la misa tradicional

Christian Marquant - Para responder a su pregunta, tendremos que seguir el camino recorrido desde la época de Oremus hasta hoy. Recordemos que hace 30 años, las autoridades eclesiásticas no querían reconocer que existíamos realmente... Por ello, nos hemos visto obligados a reflexionar y a poner en práctica medios que, a lo largo de más de tres décadas, nos han permitido estimar en forma apropiada la cantidad de fieles católicos vinculados a la liturgia tradicional en el mundo. En primer lugar, hemos tenido que reflexionar para obtener una respuesta satisfactoria con relación a Francia... y con el resto del mundo hemos seguido el mismo método.


Paix Liturgique –  ¿Cómo han procedido?

Christian Marquant - El primer paso ha consistido en realizar un inventario del número de misas tradicionales existente en Francia a fin de establecer el número de fieles que asisten a ellas.


Paix Liturgique –  ¿De esa manera logra saber la cantidad exacta de fieles que practican en la forma extraordinaria?

Christian Marquant - No, es solo un primer número. Usted no desconoce que, comparadas con la misa en la forma ordinaria, las celebraciones de la misa tradicional son muy poco numerosas. Esto es así en Francia, pero se acentúa en numerosos países. Por tal motivo, muchos fieles alejados de las capillas tradicionales solo pueden asistir a estas celebraciones de manera irregular. Además, muchos católicos, incluso vinculados a la misa tradicional, no van a misa todos los domingos, sea porque están influenciados por el laxismo generalizado, sea, por el contrario, porque prefieren no asistir a misa y leerla en su misal, cuando no pueden asistir a la misa antigua, ya que la nueva se les hace muy difícil de soportar. De modo que hay que corregir el grupo de fieles contabilizados el domingo tomando en cuenta esos dos parámetros.


Paix Liturgique –  ¿Los sacerdotes tienen conciencia de esto?

Christian Marquant - ¡Por supuesto! Aun cuando no todos sepan aprehenderlo. Para mí, si se toman en cuenta los elementos que he mencionado, hay que multiplicar el total de practicantes de un domingo dado por tres, en promedio, si se quiere saber el número real de practicantes vinculados a una capilla determinada. Sobre todo, si queremos tomar en cuenta a los practicantes muy irregulares, que solo van a la iglesia para las grandes fiestas, como Navidad y Pascua, o el domingo de Ramos, que interpelan aún a muchos semi-practicantes.


Paix Liturgique –  ¿Y cuánto significa eso en un país como Francia?

Christian Marquant - Si se calcula que hay en Francia alrededor de 450 capillas donde se celebra la misa tradicional y que la asamblea ronda los 150 fieles, tenemos una base de practicantes presentes de al menos 67 500 fieles en un domingo ordinario.


Paix Liturgique –  ¿Es este el número que usted corrige?

Christian Marquant - ¡Por supuesto! Si lo multiplicamos por 3, es decir, si se estima que cada domingo 67 500 fieles asisten a una misa tradicional en Francia, es legítimo pensar que los practicantes de dichas capillas representan un mínimo de 200 000 fieles católicos.


Paix Liturgique –  Es bastante poco.

Christian Marquant - Sí, es poco respecto de los 40 millones de franceses que se declaran católicos, pero no olvidemos que de estos 40 millones, solo alrededor de 2,4 millones pueden ser considerados como practicantes «regulares», según unos criterios parecidos a los que hemos seguido para obtener la cantidad de practicantes «tradicionales» en Francia. Esto significa que nuestros 200 000 fieles que frecuentan la liturgia tradicional podrían representar actualmente el 8 % de los practicantes franceses, lo cual está lejos de ser insignificante.

Pero no podemos quedarnos con esto y es por ello que no podemos darnos por satisfechos con este tipo de cálculo. En efecto, como he indicado anteriormente, la cantidad de capillas donde se celebra la misa tradicional es tan modesta que debemos tener en cuenta, además de los fieles que asisten a las misas «extraordinarias», a aquellos que lo desearían pero que, normalmente, no pueden hacerlo.


Paix Liturgique –  Sin embargo, hoy en día existen medios de transporte que facilitan esta participación para todos

Christian Marquant - En teoría, usted tiene razón, pero solo muy pocos fieles, que podrían ser asimilados a héroes, pueden hacer esta elección. La inmensa mayoría de los fieles vinculados a la misa tradicional son mujeres y hombres motivados, es cierto, pero que, por diversas razones –edad, familias numerosas, escasos recursos financieros, obligaciones familiares o sociales, etc.– no pueden, en forma razonable, optar por esa posibilidad. Una parte de ellos son, también, los «Silenciosos de la Iglesia».


Paix Liturgique –  «Silenciosos de la Iglesia»: ¿es decir?

Christian Marquant - Estos «Silenciosos» son los católicos que no se sienten cómodos con las innovaciones impuestas en la Iglesia desde hace 50 años en materia catequética y litúrgica. No tienen la costumbre de cuestionar o de manifestarse ante sus autoridades y se contentan con seguir a la rastra y esperar días mejores, cuando, eso esperan, las cosas del culto estarán en mayor armonía con su instinto espiritual y doctrinal, que es, creo yo, el instinto de la fe.


Paix Liturgique –  Pero entonces estos «Silenciosos» ¿nunca se expresan?

Christian Marquant - Ya no se expresan, o con muy poco énfasis, y con razón. Cada vez que me he encontrado con alguno de estos fieles, he constado que, cuando las innovaciones han comenzado en sus parroquias, han manifestado a sus párrocos sus preferencias y contrariedades, pero en la medida en que, en la mayoría de los casos, han sido rechazados con violencia como partidarios del pasado, nostálgicos, retrógrados, han preferido, las más de las veces, callarse... o irse.


Paix Liturgique –  ¿Cree que la caída en la práctica religiosa proviene de allí?

Christian Marquant - Sería completamente exagerado reducir el fenómeno de la caída de la práctica religiosa en Occidente a este único motivo. La razón principal, según el historiador Guillaume Cuchet, es el sentimiento generalizado de que el Concilio había borrado todo deber absolutamente obligatorio de la vida de los católicos. Pero también existe un aspecto de desamor de los fieles hacia su Iglesia después del Concilio, en particular, hacia el edificio-iglesia; otro historiador, Luc Perrin, ha mostrado hasta qué punto el cambio completo del espacio cultual ha desconcertado a los fieles practicantes. Por otro lado, es notorio que una cantidad no despreciable de católicos ha cesado de practicar, huyendo de la revolución litúrgica, porque les habían «cambiado la religión». En verdad, todos estos motivos se superponen: el clero conciliar, de arriba abajo, ha querido imponer una nueva manera de rezar y de creer, lo que, más allá del juicio de fondo que pueda merecer esta innovación, no ha funcionado para nada entre los fieles. ¿Era una herejía? Es muy posible. Como fuere, es indiscutiblemente, un fracaso total con una práctica religiosa reducida a menos del 2 % de los bautizados en Francia.


Paix Liturgique –  Pero, perdóneme que insista, ¿cómo puede medir la importancia de los fieles silenciosos que, por definición, no se expresan?

Christian Marquant - No se manifiestan muy alto, pero se expresan, sobre todo cuando tienen la posibilidad. Desde los años 70, en Francia, es decir,después de la imposición brutal de la reforma litúrgica en nuestras parroquias, hemos tenido varias ocasiones de encontrar, e incluso, de medir este desamor.

De hecho, el término «Silenciosos» ha sido inventado por Pierre Debray, un hombre asombroso, converso y tribuno magnífico, que había dado a su movimiento el nombre de «Silenciosos de la Iglesia». Por lo que a él respecta, Pierre Debray, hablaba en voz alta y clara en representación de los demás. Logró reunir una «Asamblea de los Silenciosos de la Iglesia», en Versalles, en 1970, cuyo éxito debería haber hecho reflexionar a los especialistas en sociología religiosa. Pero estos han permanecido mucho tiempo ciegos, a pesar de todas las señales que podían detectar.

En particular, la siguiente: en 1976, en la mitad de un verano en el que mucho se habló de Mons. Lefebvre, a quien se le acababa de imponer una primera sanción eclesiástica, el periódico de Lyon, Le Progrès, encargó una encuesta de opinión al organismo Ipsos sobre el «Asunto Lefebvre». Los resultados fueron bastante impresionantes; hablando de esto, próximamente publicaremos esta encuesta histórica en su totalidad en un correo de Paix Liturgique. Me limito a recordar aquí dos elementos:


- el 28 % de los católicos encuestados aprobaban la decisión de Mons. Lefebvre de ordenar sacerdotes sin mandato romano.

- y sobre todo, el 48 % de los católicos practicantes consideraba que «la Iglesia, hoy, con tanta reforma, ha ido muy lejos»...


El cardenal Renard, arzobispo de Lyon en esa época, interrogado por los periodistas del Progrès confesaba su sorpresa ante estas cifras. Pero, que sepamos, esto no ha impulsado a nuestros obispos a emprender otras encuestas, o a crear una comisión en la Conferencia Episcopal de Francia. En aquel momento, de todas formas, los responsables eclesiásticos eran incapaces de ver esta realidad; solo ellos sabían qué era bueno para la Iglesia y para los cristianos, y nada podría haberlos desviado de su gran objetivo reformador.

Comprenderá que, en cambio, nuestro anhelo fuera intentar saber más sobre estos «Silenciosos» que solíamos frecuentar e intentar medir este fenómeno al comienzo del tercer milenario, 35 años después del final del Concilio.


Paix Liturgique –  ¿Qué ha hecho para ello?

Christian Marquant - Otras encuestas. En efecto, en este contexto, Oremus – Paix Liturgique se ha lanzado a la aventura de los sondeos. Recordemos, con todo, que es un ámbito que nos era extraño y que no teníamos ninguna experiencia en la materia. Además, esta aventura resultaría muy costosa; algunos amigos, incluso, nos dijeron que no nos aventuráramos, dado que el mismo principio de las encuestas sería pernicioso... (cuando dicho método es habitualmente utilizado por nuestros adversarios).

En 2001, pues, hemos cruzado el Rubicón –el término es apenas exagerado, teniendo en cuenta los resultados pasmosos que hemos obtenido; a largo plazo, un verdadero golpe de Estado, o golpe de Iglesia, y hemos realizado nuestra primera encuesta en Francia, efectuada por Ipsos. Posteriormente, hemos repetido la experiencia en Francia en 2006 y en 2008, con motivo del viaje del Papa Benedicto XVI a Francia; en ambas ocasiones, fue encargada a CSA.

No entraremos aquí en los detalles. Estos se encuentran en libritos que todos pueden solicitarnos. Quedémonos con los resultados. Señalemos, en primer lugar, que los resultados de las tres encuestas son globalmente idénticos, lo que indica una gran estabilidad de las posturas.

Solo señalaré 3 cifras entre los resultados obtenidos:


- a/ en resumidas cuentas, el 30 % de los católicos practicantes iría de buen grado a la misa «extraordinaria» si esta fuera liberada en sus parroquias.

- b/ dos tercios de los católicos consideran normal la cohabitación de las dos formas del rito en su parroquia.

- c/ los opositores a esta pluralidad litúrgica (es decir, al reconocimiento del derecho de ciudadanía de la forma tradicional), aunque representan menos de un tercio de los católicos, son quienes todavía tienen las riendas de las parroquias y estructuras del catolicismo francés y se oponen con todas sus fuerzas a medidas de pacificación.


Paix Liturgique –  ¿Qué lección saca de estos resultados?

Christian Marquant - El resultado más importante es que, ahora, se puede contar con los «Silenciosos»: son, en resumen, el 30 % de los feligreses que desean asistir a la misa tradicional EN SUS PARROQUIAS.

Si trasladamos estas cifras al método de medida de los fieles tradicionales con relación a la práctica constatada, ya no son 200 000 los fieles vinculados a la misa tradicional en Francia, sino al menos el 25 % de los católicos de Francia, es decir, al menos ¡unos diez millones de franceses! Esto lo cambia todo.


Paix Liturgique –  ¿Cómo ha conseguido efectuar las encuestas fuera de Francia?

Christian Marquant - Estábamos hartos de escuchar a los enemigos de Paix Liturgique repetir como un latiguillo que el fenómeno tradicional era un asunto estrictamente franco-francés, ya que conocíamos, por nuestros amigos de Italia y otros lugares, el dinamismo de este movimiento en la mayoría de los países del mundo católico. Entonces, hemos propuesto lanzar una encuesta similar en Italia a nuestros amigos del blog italiano «Messainlatino»*, con quienes estábamos en contacto.

Cabe aclarar que, con la excepción, desde luego, de «Messainlatino», el conjunto de nuestros amigos en Italia trataba de disuadirnos, afirmando que su país no era Francia y que los resultados serían malos e incluso catastróficos... en fin, un verdadero síndrome de Estocolmo.

A pesar de todo, hemos realizado una encuesta de opinión en 2009, junto con nuestros amigos de «Messainlatino», encargada al instituto Doxa. Dejo de lado los detalles... Los resultados han sido aún mejores que en Francia:


- el 71 % de los italianos «consideraba normal la celebración de las dos formas del rito en su parroquia»

- y más del 60 % de los católicos italianos practicantes afirmaba que deseaba asistir a la misa tradicional EN SU PARROQUIA.


Paix Liturgique –  ¿Fue entonces cuando ha decidido proseguir esta campaña?

Christian Marquant - En efecto, y lo único que nos ha impedido hacerlo enseguida han sido los aspectos económicos. No obstante, entre 2010 y 2017, hemos encargado encuestas similares en 7 países, a saber, en Alemania, Portugal y Gran Bretaña, en 2010; luego en Suiza y España en 2011 y, por fin, en Polonia y Brasil en 2017.


Paix Liturgique – ¿Cuáles han sido los resultados?

Christian Marquant - Idénticos, o incluso a veces, mejores que en Francia, NUNCA PEORES.

Por ejemplo, en Portugal, un país muy dañado desde el punto de vista de la liturgia, los resultados han sido extraordinarios (el 30 % de los católicos practicantes asistiría de buen grado TODAS LAS SEMANAS A LA LITURGIA TRADICIONAL y un 25 % más, al menos una vez por mes...).

En los libritos sobre las encuestas encontrará todos los detalles.

En definitiva, el resultado más espectacular es que en los 10 países donde hemos efectuado las encuestas, por lo menos el 25 % de fieles quisiera vivir la fe católica al ritmo de la liturgia tradicional en sus parroquias.


Paix Liturgique –  ¿Qué significa esto?

Christian Marquant - En concreto, esto significa que en el mundo el 25 % de los católicos se siente atraído por la liturgia tradicional, que, en general, solo conoce por contactos esporádicos o de oídas, y que está muy insatisfecho con la liturgia que se les sirve en las parroquias, si me permite la expresión.

Si se toman en consideración las estadísticas del Vaticano, los católicos de rito latino son hoy 1 299 000 000 de fieles**. Se podría estimar que un cuarto de ellos constituyen, en potencia, el pueblo Summorum Pontificum.

Incluso si solo nos quedáramos con una fracción de esta cifra, reduciéndola al 10 %, tendríamos como mínimo en el mundo 130 millones de católicos que esperan de manera más o menos expresa que se les dé una liturgia «como antes» o, si están mejor informados, que sus pastores apliquen el motu proprio proclamado por Benedicto XVI el 7 de julio de 2007.


Paix Liturgique –  ¿Pero no cree que esta atracción solo afecta a los fieles de la vieja Europa?

Christian Marquant - Desengáñese, ¡en el resto del mundo, son más católicos que nosotros! En 2017, hemos realizado fuera de la vieja Europa una encuesta en Brasil, donde los resultados son más favorables a la misa tradicional que los de Francia.

Pero su pregunta es también la nuestra: justamente, por esa razón, hemos encargado una encuesta en Corea, la admirable Corea católica, cuyos resultados publicaremos dentro de poco. Puedo decirle desde ya que son tan buenos como los de Europa o Brasil. Con lo que podemos afirmar claramente que nuestra estimación mundial no es infundada y que sería erróneo querer aplicarla únicamente a Europa. ¡El mundo todo espera una renovación litúrgica!


Paix Liturgique –  ¿Tiene la intención de continuar con las encuestas?

Christian Marquant - Sí, si la Providencia nos ayuda a encontrar donantes generosos que nos lo permitan. En promedio, una encuesta de este tipo cuesta 7500 €. Ya hemos lanzado una encuesta en Estados Unidos (a pedido del cardenal Raymond Burke). Prevemos, por lo menos, una encuesta en México, otra en Asia...

En algunos países la situación económica dificulta la realización de una encuesta. Pienso, sobre todo, en la mayoría de los países africanos. En consecuencia, tenemos el proyecto de efectuar viajes misioneros a países donde la misa tradicional no está todavía presente, pero donde tenemos la intuición de que hay «silenciosos» que la esperan.


Paix Liturgique –  Estos viajes misioneros ¿son para usted apenas un proyecto o una realidad cercana?

Christian Marquant - Ya hemos emprendido varios viajes de este tipo, que presentaremos en futuros correos. Le voy a dar un ejemplo. En enero de 2018, hemos realizado una misión de exploración en Angola, país donde actualmente no se celebra la misa tradicional (más bien, donde ya no se la celebra, ya que antes se la celebraba). Le puedo asegurar que hemos encontrado en este país muchos fieles y sacerdotes que aspiran a esta celebración. Hemos descubierto que la Fraternidad San Pío X tenía la intención de instalarse allí próximamente... Desde luego, ayudaremos a estos angoleños a poder gozar de los beneficios de la misa tradicional y esperamos que este país figure entre aquellos donde se celebra la misa extraordinaria en nuestro Balance 2019.


Paix Liturgique –  ¿En conclusión?

Christian Marquant - Santo Tomás dice que todo hombre que viene al mundo está ordenado a la Iglesia. Por ello, todo cristiano debe ser misionero. Hablando de liturgia, yo diría que, de manera más directa, todos los católicos romanos tienen necesariamente –si aún son católicos– nostalgia de la liturgia romana en su plenitud.

Más en concreto, los fieles que aspiran a la liturgia tradicional o que la aprecian son, ciertamente, más de 100 millones en el planeta. ¿Exagero? Créame, la era conciliar es cada vez más antigua, y pronto se podrían ver en la Iglesia «retornos» asombrosos. Como fuere, verá que en los próximos diez años la misa tradicional se celebrará en todos los países que poseen una comunidad católica latina. En consecuencia, la cuestión que se plantea no es la de saber cuántos fieles «silenciosos» hay en el mundo, sino cómo vamos, todos nosotros, sacerdotes y laicos, a lograr ayudar a estos hermanos nuestros, sacerdotes y laicos, que se disponen a vivir esta liturgia, para su mayor bien espiritual y doctrinal y para la mayor gloria de Dios.


* Ver el correo en francés 677 MESSAINLATINO AUX ORIGINES D'UNE PRISE DE CONSCIENCE TRADITIONNELLE EN ITALIE (MESSAINLATINO en el origen de una toma de conciencia tradicional en Italia)

** Annuaire statistique de l’Eglise 2016 , Libreria Editrice Vaticana , 2018 – Ver páginas 17 a 19. Y en español: https://press.vatican.va/content/salastampa/es/bollettino/pubblico/2018/06/13/pres.html